Utilizamos cookies propias y de terceros para hacer funcionar de manera segura nuestra página web y personalizar su contenido. Igualmente, utilizamos cookies para medir y obtener datos de la navegación que realiza y para ajustar la publicidad a sus gustos y preferencias. Pulse el botón "Aceptar todas" para confirmar que ha leído y aceptado la información presentada. Para administrar o deshabilitar estas cookies haga click en "Configuración". Puede obtener más información en nuestra política de cookies.
Modificar cookies
Técnicas y funcionales Siempre activas
Este sitio web utiliza Cookies propias para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.
Analíticas y personalización
Permiten realizar el seguimiento y análisis del comportamiento de los usuarios de este sitio web. La información recogida mediante este tipo de cookies se utiliza en la medición de la actividad de la web para la elaboración de perfiles de navegación de los usuarios con el fin de introducir mejoras en función del análisis de los datos de uso que hacen los usuarios del servicio. Permiten guardar la información de preferencia del usuario para mejorar la calidad de nuestros servicios y para ofrecer una mejor experiencia a través de productos recomendados.
Marketing y publicidad
Estas cookies son utilizadas para almacenar información sobre las preferencias y elecciones personales del usuario a través de la observación continuada de sus hábitos de navegación. Gracias a ellas, podemos conocer los hábitos de navegación en el sitio web y mostrar publicidad relacionada con el perfil de navegación del usuario.

La historia de La Moraleja se remonta al siglo XVIII. Carlos III, Rey de España, incluyó esta zona entre sus cuarteles bajo el nombre de Dehesa de La Moraleja. Por lo tanto, se trata de una zona noble. Formaba parte de El Pardo, propiedad de la Casa Real. Y se extendía por parte de Hortaleza, que por aquel entonces era un pueblo de Madrid y hoy en día es un distrito de la capital. Hasta mediados del siglo XX, La Moraleja pertenecía a María Cubas y Erice, marquesa viuda de Aldama.

La reordenación parcelaria de La Moraleja ha dado lugar a la creación de dos paseos: el Paseo de la Marquesa Viuda de Aldama y el otro, en memoria de su segundo hijo, José de Ussía y Cubas. El plan de reordenación se desarrolló en 1946 e incluía a La Moraleja como conjunto residencial de Ciudad-Jardín. Se hizo como un conjunto residencial sobre Alcobendas, Fuencarral y Hortaleza.

La Moraleja se encuentra preservada como original. La mayor parte de su superficie es ajardinada. Tanto es así que sus características de bosque mediterráneo son conservadas gracias a sus habitantes. Además, cuenta con una una población de 12.000 habitantes. La venta de parte de los terrenos dio lugar a dos urbanizaciones independientes: El Soto de La Moraleja y El Encinar de los Reyes. Se trata de uno de las urbanizaciones más famosas de toda España, con la mayor concentración de chalets.

La Moraleja es hoy en día una de las zonas más exclusivas de todo Madrid (y de España). En ella han vivido famosos como Lola Flores, Rocío Jurado o David Beckham. La privacidad y la seguridad hacen de La Moraleja el lugar idóneo para vivir.